Saltar al contenido

Mercancías y Responsabilidad Profesional

Seguro de mercancías para el transporte por carretera con las coberturas de mayor protección.

En el sector del transporte existen normalmente plazos de entrega muy estrictos, que suponen en su mayoría una pérdida de dinero tras una entrega tarde o defectuosa.

 

 

La manipulación de las mercancías, su almacenamiento y su tránsito suponen casi la mitad de las pérdidas en el transporte. Hay que prestar especial atención a ciertos productos que requieren condiciones especiales de transporte.

  • Daños producidos a la mercancía durante la carga y descarga
  • Vuelco de las mercancías durante el transporte
    • Por movimientos bruscos
    • Por estiba inadecuada
  • Exceder el límite de apilado de cajas o contenedores
  • Aplastamiento de mercancía por sobrecarga de producto
  • Error en la programación del control de temperatura de mercancías refrigeradas o congeladas

 

Todas estos problemas pueden evitarse utilizando las medidas de control y seguridad adecuadas, mediante precintos u otros sistemas; aunque realmente siempre existen incidencias, sobretodo cuando hablamos de camiones refrigerados o "unidades de frío".

Los alimentos perecederos pertenecen al grupo de alimentos conservados (productos congelados y ultracongelados, lácteos, etc.), que después de haber sido sometidos a tratamientos apropiados, se mantienen en las debidas condiciones higiénico-sanitarias para el consumo durante un tiempo variable.

Este tipo de alimentos, por sus características, exigen condiciones especiales de conservación en sus períodos de transporte, y precisan ser transportados en vehículos a temperatura dirigida. En la cadena de frío de los alimentos, el transporte, la carga y la descarga, constituyen un eslabón importante, en el que el transportista, que debe conocer el producto que transporta y la manera de transportarlo adecuadamente, y el vehículo, juegan un papel esencial.

Mantener productos con unas condiciones térmicas específicas es una de las demandas más habituales en el transporte terrestre.

Igual de crucial es contratar una póliza apropiada capaz de resolver las incidencias que, por diferentes circunstancias, se escapan de nuestro control o que, por un motivo u otro, no terminan saliendo como esperábamos. La congelación de parte de la mercancía por una estiba inapropiada, la pérdida de mercancía por exceso de calor debido a un fallo en el equipo de frío o, incluso, a una mala manipulación del conductor. Todos estos inconvenientes quedan a salvo por nuestro seguro de mercancías, a excepción de este último caso, ya que por error humano deberemos contratar por un poco más una póliza de responsabilidad profesional, muy recomendable cuando debemos contratar conductores asalariados. Cualquiera de estas pólizas podemos contratarlas de manera rápida y eficaz si se cuenta con residencia fiscal en España.

 

Si es tu caso y necesitas más información sin compromiso tan sólo tienes que indicarnos tus datos más abajo, para que un asesor especializado se ponga en contacto contigo a la mayor prontitud. Te dejamos aquí unos ejemplos de pólizas que dependerán de cada trabajo a desempeñar, y variarán en función de las coberturas que quieras asegurar.

CONDICIONES GENERALES  

Básico (100 mil€ capital asegurado): 295 €/año 

Básico + Robo+ Mala Estiba (150 mil€ capital asegurado)  425 €/año 

TODO RIESGO 

Huelgas + Avería y/o Paralización Ap. Frigorífico + Remoción de Restos   780 €/año 

[Cobertura según las ICC (A)]

Precios por vehículo, impuestos indirectos incluidos.

 

 

Con el envío de este formulario aceptas las condiciones de privacidad de este sitio web.